Cuando Paredes salió a cantar… vino Salas y lo hizo callar

5707

Por: Juan Gaviota

Difíciles momentos han sido los días posteriores a los sucesos del día 8 de julio para el Alcalde de la Comuna Fernando Paredes. Carabineros le ha pedido una manito para descomprimir el ambiente en Natales contra la institución. Bien saben los altos mandos policiales que los tiempos de reacción fueron tardíos, evidencia que en la Comisaría local, había mucha distención entre la oficialidad y el personal.
Aunque, debido a los procesamientos a los altos mandos que casi se llevan la institución para la casa, en el caso llamado popularmentehtml 0 “Pacogate”, en todo Chile hay un relajamiento de la institución de Carabineros. Muchas restricciones en comisarías, retenes y cuarteles que se suplieron con plata del bolsillo del personal, ahora duelen. Una institución que toda la ciudadanía espera, vuelva a ser más cercana a la sociedad civil, cuestión que cuesta debido a que en tiempos de la dictadura pinochetista fue militarizada. No es la policía de otros países; aquí se abusa con un exagerado verticalismo en las órdenes. Recuerden tan sólo el caso de la capitana, sin criterio, que le negaba la posibilidad de amamantar a su hijitos a las carabineras de menor rango. Les mostraba el Código del Trabajo, evidenciando una ignorancia absoluta de las leyes que protegen a las madres con o sin uniforme.
Quien salió apresuradamente, culpando a terroristas ajenos a la comunidad natalina del ataque al cuartel policial, fue el Alcalde UDI, Fernando Paredes. Se mostró escandalizado por las muestras de protesta y la rabia contra el Cuartel Policial y la Gobernación. Se comprometió con Carabineros a presentar demandas con durísimos castigos a los “instigadores” y “terroristas”, que él suponía no eran natalinos. Como también lo afirmaba un alto mando uniformado, los apedreadores eran terroristas afuerinos. En Natales no había gente que fuera tan agresiva y supiera fabricar bombas “Molotov”, menos levantar barricadas.
Poco a poco el enfurecido Fernando Paredes, se las dio de Michael Jackson, se desplazaba como en el baile, hacia delante, pero retrocediendo, como diría un pescador deportivo, empezó a recoger carrete. Dos hechos fueron los que obligaron a Fernando Paredes ir bajando el tono de sus acusaciones. “Político que arranca, sirve para la próxima elección”, dijo el edil, provocando el enojo de General, Prefecto y Mayor de Carabineros, que vieron como su aliado “aflojaba camiseta”. La primera evidencia que la promesa de ayuda a Carabineros era “políticamente incorrecta”, apareció al percatarse que dos concejales de su Partido y otros miembros estaban esa noche entre los manifestantes.
Pero, lo que definitivamente, haría que Fernando Paredes entrara a un mutismo absoluto frente al tema de las querellas contra manifestantes de día 8 de julio, fue la columna publicada en el diario UDI, “El Pingüino”, por el empresario natalino y ex Gobernador de período Piñera, Max Salas, que tituló “Las Heridas de Gonzalo”, una sentida nota sobre Gonzalo Múñoz, el joven que se debate entre la vida y la muerte al ser golpeado salvajemente por un miembro de carabineros de civil, que actuó como bestia, que hasta la mismas bestias rechazarían.
Luego de describir a los carabineros agresores como afuerinos traídos por Carabineros de Chile, señala Salas: “No es mi intención enjuiciar a una de las instituciones más respetables de nuestro país, creo firmemente en su labor, valores, doctrina y formación; pero si me parece oportuno aprovechar este espacio para exigirle a Carabineros de Chile que el privilegio de venir a servir a nuestra ciudad no le sea encomendada a cualquiera”. Revela, Max Salas, que uno de los carabineros, encarcelados por su responsabilidad en la criminal golpiza a nuestros jóvenes, “tenía ya dentro de la institución, suficientes anotaciones y antecedentes que lo señalaban como un individuo no apto para el servicio policial”.
Las palabras finales de la columna de Max Salas, fueron tal vez las que hicieron retroceder al “justiciero” Fernando Paredes, y que hoy lo tiene sumido en un silencio profundo de los hechos. En su columna del este domingo de “El Pingüino”, el Alcalde natalino, hace una pirueta memorable y ya no se compromete con querellas. En la otra columna, la decente, Max Salas expresa, dirigiéndose a los padres de Gonzalo, “quisiera decirles que las heridas propinadas a Gonzalo son también heridas que nos han causado a todos los natalinos y que la reivindicación de justicia para Gonzalo será una causa de todos”.

Comenta aquí que te parecio la noticia

Este es un espacio de conversación y debate, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.