image_pdfVer en PDF:

Por R.A.S.

Los de mi generación, consideraban en su proceso de socialización la ida a la matiné de los domingos o los rotativos de los sábados. Los héroes yanquis como Buck Rogers, Roy Rogers y Hopalong Cassidy, fueron eclipsados rápidamente, por quienes, desde la pantalla nos llegaban más directamente por cuestiones del idioma común. Cantores mexicanos y machotes, portando cananas en ristre, como Miguel Aceves Mejías, Pedro Infante y Jorge Negrete, meta rancheras y huapangos enamoraban a María Félix y Lola Flores. “Tú y las nubes”, una película memorable para la patota del barrio, fue el tema de inspiración de nuestras primeras e inocentes preferencias amorosas de la escuela primaria.

Eran los tiempos de la radio como entretención familiar. Los contenidos eran compartidos por niños y adultos. Los radioteatros, los relatos históricos, los programas humorísticos embelesaban a la familia.

En un viaje de regreso a Natales, en el horario crepuscular, cuando el sol se esconde en las grandes extensiones patagónicas, me alegra escuchar que a esa hora comienza un programa que se anuncia de “música huapanguera”. Al pasar por los poblados y puestos del camino, me imagino a nuestros hombres del campo en el abrigo de la lumbre, mateando y escuchando sones y repertorios gratificantes para el alma pampera.

Desilusión, al comprobar que en los repertorios y letras de los espacios dedicados a la música del México lindo y querido, predominan el revanchismo, animosidades y bajas pasiones. Un muchachito tartamudeante, que envía entusiastas saludos a Dorotea, da a conocer el ranking del programa. En los lugares de privilegios los siguientes temas: “Te quedó Grande la Yegua”, “ Rata de dos patas”, “Pobre Pistolita”,“ Abrazado a un poste” y otros edificantes hits.

Paquita del Barrio, se llama la romántica cantante huapanguera del momento, quien nos hace llegar los siguientes sentimientos en sus letras…. “Te aplastaré como un gusano y ya después te enterraré en el pasado”; otro temita edificante dice…”infrahumano, espectro del infierno, maldita sabandija, cuanto daño me has hecho”.

Luego una canción de arenga…”Vamos con todo las mujeres hoy en día, hoy somos reinas en la cama y en la sala”. Otra letra desafiante de Paquita….¨Tu no aguantas nada mi bello durmiente// toda la noche me pasé esperando//soñando a solas, mientras tu roncando”. Y lo apoteósico del cancionero charrasqueado… “pero una mujer como yo, no te mereces// te quedó grande la yegua y a mí me faltó jinete”.

Vencido por los mensajes de Paquita, me imagino nuestro hombre de campo, ha optado por irse a los cueros, desilusionado de su condición de macho y gaucho.

Comenta aquí que te parecio la noticia

Este es un espacio de conversación y debate, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.