Vista de Plaza de Armas de Puerto Natales
image_pdfVer en PDF:

Por colaborador de NOL

La mala ejecución de proyectos de inversión pública que últimamente está afectando a diversas obras en la comuna de Natales, pone en la palestra al municipio de Puerto Natales como el principal responsable de los inconvenientes que deben enfrentar los usuarios beneficiados, esto debido a la falta de fiscalización de su unidad técnica, ya que son ellos quienes deben velar por que los estándares de construcción se ajusten a las especificaciones técnicas contemplados en cada uno de los contratos que el municipio adjudica a las empresas oferentes para concretar los anhelados proyectos; sin embargo distintos actores han denunciado públicamente que existen incumplimientos por partes de las empresas contratistas que ejecutan las obras, principalmente con cambio de materiales de construcción a objeto de disminuir costos, aumentos de partidas injustificadas a fin de solicitar aumento presupuestario para el termino adecuado de la obra, entre otras cosas que comienzan a formar parte de la carpeta de investigación de contraloría general de república.
Todos los proyectos cuestionados han sido financiado con recursos del Consejo Regional de Magallanes, por tal motivo es que el actual presidente del CORE, Alejandro Kusanovic Glusevic, solicitó al Intendente Regional ponga especial atención en esta materia, a lo cual el Intendente Fernández da respuesta en forma satisfactoria.
Una de las cosas que nos puede llamar a la reflexión como natalinos, habitantes del territorio “Tirapiedra”, es la escasa o por qué no decirlo NULA gestión que han tenido nuestros representantes de la provincia de Ultima Esperanza en el consejo regional; el Sr. Tolentino Soto España y la Sra. Yammy Warner Alvarez.
Respecto del cometido de los CORE de Ultima Esperanza pareciera ser que no existe conexión o sintonía que permita una retroalimentación informativa de lo que sucede al interior del gobierno regional con las organizaciones sociales de nuestra provincia, quienes deben recurrir en forma sistemática a otras autoridades del Consejo Regional, con representación de otras provincias a fin de poder atender las demandas que se suscitan en nuestro territorio provincial y que involucran la atención de respuestas por parte de autoridades y profesionales del gobierno regional.
A modo de ejemplo en el mes de mayo los integrantes de la Segunda Compañía realizaron una exposición audiovisual que daba cuenta de cada una de las irregularidades que presentaba el recinto a la Comisión de Infraestructura del Consejo Regional donde participaron 12 integrantes del cuerpo colegiado; en aquella ocasión los consejeros regionales de Magallanes fueron categóricos en su apreciación e impulsaron en forma colectiva llevar adelante una denuncia a contraloría regional lo antes posible a través de su asesor jurídico. La CORE de Ultima Esperanza YAMMY WARNER fue un poco más allá y comprometió antecedentes que fueran elaborados por la DIPIR, compromiso que con el paso del tiempo nunca se concretó, según lo manifestado por una fuente cercana a la institución; aunque manifestaba gran asombro por las irregularidades que le fueron presentadas.
En el mes de Junio se llevó a efecto la denuncia ante Contraloría Regional, pero no exenta de sorpresas, ya que poco quedaba de aquella tarde de votación unánime y apoyo irrestricto al bombero coterráneo, la denuncia presentada en Contraloría Regional no llevaba el patrocinio de los representantes de Ultima Esperanza, sino que más bien, fueron los consejeros regionales de Punta Arenas encabezados por el presidente de la Comisión de Infraestructura, Miguel Sierpe, quienes patrocinaron la demanda de los bomberos natalinos entendiendo las demandas que clamaban hasta ese momento.
Es ahí cuando se desplomaron las esperanzas de los natalinos, las cuales estaban enfocadas en el actuar preponderante que debía manifestar el entonces presidente del consejo regional de Magallanes Tolentino Soto España, el cual mantenía un puesto de importancia en la órbita política regional y que significaba que podía tener una intervención férrea y sobresaliente con las autoridades de los distintos organismos fiscales para dar respuesta a los usuarios afectados.
Sucedió todo lo contrario, sin mayores tapujos el mencionado consejero regional se bajó del tren de la demanda ciudadana junto a su homóloga natalina Yammy Warner con vista al cielo y sin respuestas a la fecha, de qué fue lo que los motivo a no seguir transitando el dificultoso camino en busca de la verdad junto a los habitantes de su jurisdicción; sino que más bien están observando el desenlace desde la tribuna, como meros espectadores.
Otra de las interrogantes que surgen hoy en día es ¿Por qué el consejero regional Tolentino Soto España en su calidad de presidente del CORE NO tuvo la misma agilidad que presenta el actual presidente Alejandro Kusanovic, quien desde el inicio de sus labores exigió respuesta al Intendente Regional enfatizando la labor de FISCALIZACION, apoyo técnico y profesional del gobierno regional en la inversión pública que se realiza en Natales?.
Queda al descubierto la desconexión que afecta a las autoridades provinciales, quienes mantienen una lejanía importante con sus electores, no existe interacción, se desconoce de los alcances de su trabajo en cuanto a la priorización de proyectos que mantiene el actual gobierno; atrás quedaron las oficinas de espacios comunes e inclusivos que alzaban banderas con consignas utilizadas en época de elección popular y abrían paso a una búsqueda estrepitosa e incansable de los votos, ya que a la fecha no mantienen oficinas de atención para organizaciones sociales y encontrarlos parece ser todo un desafío.
No queda más que concluir que su labor está premeditada a un trato preferencial al municipio de Natales, es el municipio el único beneficiado con la objeción que manifiestan, ya sea por compromisos partidistas, personales o laborales, en desmedro de los usuarios que esperan respuestas de las autoridades regionales en ejercicio.

Comenta aquí que te parecio la noticia

Este es un espacio de conversación y debate, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.