image_pdfVer en PDF:

El 18 de octubre de 2019, cuando los estudiantes eludieron el torniquete del metro en la capital de Santiago de Chile, Jamás imaginaron que el movimiento se prolongaría por todo el país, como un verdadero terremoto, que dejaría en evidencia la fragilidad del sistema político y económico que sostenía, hasta ese momento, los cimientos de una patria que se derrumbaba a pedazos.

En Puerto Natales, alejado a más de dos mil kilómetros de distancia, la respuesta fue inmediata. Los jóvenes presentaron sus banderas de resistencia con grupos de punk rock, raperos y música de raíz folklórica que se presentaron en la plaza de armas, reuniendo un gran número de manifestantes. Después, otro grupo de jóvenes, sin estar concertados con los primeros, organizaron las marchas a través de la ciudad. Siguiendo una dinámica que se replicó en todo Chile.
De esta manera se expresaba el descontento y repudio al modelo político y económico que ha sido la cuna de la gran desigualdad imperante en el país. Solamente recordar que el 1% de la población concentra el 31% de la riqueza de nuestra patria y que según el ranking de revista Forbes, Sebastián Piñera, se encuentra entre los 5 personas más ricas del país y en el lugar 804 de los millonarios del mundo. Que la salud y la educación son las más caras a nivel mundial. Lo mismo ocurre con el transporte, las energías, el agua y las funestas y deficientes pensiones de los jubilados. Para que hablar del IVA al libro 19% con el consiguiente daño a una país analfabetizado, y carente de proyectos culturales, administrado por un estado encargado de empobrecer cualquier manifestación que exprese el sentir ciudadano. Como dato curioso diremos que ostentamos el triste record de ser el único país que privatizó el agua, atentando abiertamente contra una población indefensa y sin garantías.
Sin dirigentes creíbles, sin orgánica y sin líderes que canalicen estas manifestaciones sociales, que no son representadas por partidos políticos, surgen entonces los iconos de la imagenería popular. Así entonces hemos visto surgir a un grupo de superhéroes que representan a esta sociedad convulsionada; PAREMAN, un joven en la primera línea luchando con un disco pare como medio de protección ante los carros lanza aguas, a la vez diciendo pare a la violencia. BAILA PIKACHU un querido personaje que se hizo popular al bailar y protagonizar una bochornosa caída que se hizo viral en las redes sociales. Otro actor destacado es el estúpido y sensual SPIDER MAN, personaje inequívoco que despliega sus habilidades circenses en el centro de las marchas. En provincia surge NALCAMAN, un vendedor ambulante de nalcas de Puerto Montt que se cubrió de hojas de nalca para vender su producto en la x región y que hoy día apremiado por las circunstancias apoya las manifestaciones sociales. En Valparaíso aparece el combativo DINOSAURIO y también está presente la imagen de un verdadero héroe popular de este país: el Negrito rebelde.
En algunos programas de nuestra solapada televisión su nombre ha sido censurado, prefieren evadir su verdadero nombre, negándolo y refiriéndose como al “perrito de las marchas” y como aquí en Natales, no le sacamos el cuero al bulto, vamos a decir confidencialmente para nuestros lectores que es el conocido negro Matapacos.
Proviene de las calles, es un quiltro de raza indefinida, de negro pelaje, que estuvo presente en las huelgas de los estudiantes del 2011. En los años siguientes 2012 y 2013 ya era reconocido por los manifestantes. Siempre del lado de los jóvenes. Mostrándose agresivo con la fuerza policial. El can era usualmente visto en protestas, siempre con su pañuelo rojo y energía aguerrida. Apoyando los canticos y consignas del estudiantado, constantemente ladraba a los uniformados en medio del chorro de agua que lanzaban para dispersar a los manifestantes. 
El pueblo se ha identificado con el can mestizo, que lo define como puro pueblo y que es nuestra esencia. Nada mejor que quien es el verdadero roto chileno, mestizo que no tiene lugar y reconocimiento en la historia y en las clases sociales chilenas. Que lucha por una causa justa y que no espera ninguna recompensa. Lo hace por su espíritu altruista y por su entrega a la causa popular.
Su eventual dueña confesaría para un documental sobre su azarosa vida: “Una vez yo andaba en el paseo Ahumada y me encontré con él, que iba encabezando una marcha hacia la Plaza de Armas”. Su imagen significa la lucha y la resistencia por la dignidad. En homenaje a este símbolo de la revolución social se ha creado el sitio matapacos.cl, donde se puede apreciar las creaciones de artistas y dibujantes que han vuelto a dar vida al heroico negrito.
Los reconocimientos se han extendido por el globo terráqueo. De Santiago a Nueva York. Desde Puerto Natales hasta Tokio. En Chile desde Iquique a Punta Arenas. Todos los perritos que tienen monumentos en diferentes puntos del planeta hoy día lucen un pañuelo rojo al cuello. El que simboliza la lucha y el coraje de quienes se encuentran en la primera línea defendiendo a su gente. Esos jóvenes que hoy día están por cambiar un país, donde la clase política siempre les ha dado la espalda y que literalmente los dejó pateando piedras.
Negrito Matapacos; es el perro símbolo de la alegría rebelde, de su lealtad junto al pueblo y la lucha social. No tengo dudas que saltaste junto a los estudiantes, un día de octubre, evadiendo el metro para provocar una de las más grandes manifestaciones ciudadanas del Chile de hoy.

JORGE DIAZ BUSTAMANTE
PUERTO NATALES DICIEMBRE 2019

Comenta aquí que te parecio la noticia

Este es un espacio de conversación y debate, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.